Buscar y considerar distintas alternativas de movilidad sostenible que sean accesibles e inmediatas hoy en día está convirtiéndose en una prioridad para muchos conductores. Especialmente, para aquellos que viven en ciudades grandes en las que ya hay implantadas Zonas de Bajas Emisiones, o en las que está previsto que haya en los próximos meses.

En este sentido, cabe recordar que, según la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, todas las ciudades de más de 50.000 habitantes deben contar, al menos, con una Zona de Bajas Emisiones. Y, en la mayoría de ellas, se irán endureciendo las restricciones a los vehículos más contaminantes.

Este es uno de los motivos que lleva a numerosas personas a considerar la transformación de su vehículo a GLP. Sin embargo, hay muchos más factores que influyen en esta decisión, así como aspectos que es importante tener en cuenta para decidir si transformar, o no, el coche a GLP. Te contamos cuáles.

 

Factores que influyen en la decisión de transformar un coche a GLP

Tal y como hemos avanzado, la conversión a GLP es una alternativa a la que recurren cada vez más conductores porque, en muchos casos, permite obtener la etiqueta ECO. Y, con ella, es posible entrar en las Zonas de Bajas Emisiones. Ahora bien, hay varios condicionantes que debes poner en una balanza para decidir si la conversión a GLP es la mejor opción para ti.

Año de matriculación y tipo de combustible de tu vehículo

Una de las primeras cuestiones que debes valorar es si es factible transformar tu coche a GLP o no. Esto depende del tipo de combustible que tenga tu coche y del año en el que se haya matriculado. 

Los coches gasolina posteriores a 2000 o 2001 se pueden transformar a GLP, pero no todos obtienen la etiqueta ECO. Solo los gasolina EURO 4, matriculados a partir de 2006 en adelante.

En el caso de los diésel, las transformaciones a GLP solo se realizan en vehículos diésel EURO 6, matriculados a partir de 2016, porque son los únicos que obtienen la etiqueta ECO. En vehículos anteriores, no merece la pena, por lo general, transformar a GLP.

Ahorro económico 

Otro de los factores que más peso suelen tener en la decisión de transformar un coche a GLP es el ahorro económico, tanto a corto como a largo plazo. En primer lugar, piensa que repostar GLP tiene un precio de 0,95 euros el litro, muy por debajo de 1,75 euros el litro que cuesta la gasolina, o de 1,65 euros el litro que cuesta el diésel de media. Por tanto, puedes ahorrar entre un 30% y un 40% solo en el repostaje de carburante, dependiendo de los kilómetros que recorras.

Por otro lado, convertir un coche a GLP es una alternativa mucho más económica que comprar un coche nuevo que tenga etiqueta ECO, siempre que la conversión te permita obtenerla. 

Además, ten en cuenta que, al tener la etiqueta ECO, disfrutas de múltiples bonificaciones económicas a la hora de aparcar. Y, en algunas comunidades, también te permite pagar menos impuestos. 

Sostenibilidad y economía circular

El GLP produce menos emisiones contaminantes que la gasolina o el diésel, lo que contribuye a reducir la contaminación ambiental y la huella de carbono. Para aquellos conductores preocupados por el medio ambiente, la transformación a GLP puede ser una decisión consciente.

Además, la conversión a GLP supone un paso importante en la economía circular, porque permite dar una segunda vida útil a un vehículo que está en buen estado, haciéndolo más sostenible. De esa forma, evitamos que ese coche se convierta en chatarra, lo que genera más residuos no reciclables al medio ambiente. 

Mayor autonomía

Los vehículos que funcionan con GLP pueden llegar a duplicar la autonomía, debido a que suman la que proporciona el depósito de GLP a la que ya tenían con el depósito de combustible anterior.

Mantenimiento del vehículo

El GLP es un combustible más limpio que la gasolina o el diésel, lo que puede contribuir a reducir el desgaste del motor y alargar la vida útil del vehículo. Además, el sistema de GLP requiere un mantenimiento específico, que puede incluir revisiones periódicas y la sustitución de ciertas piezas.

En definitiva, transformar el coche a GLP supone grandes ventajas para conseguir un coche más sostenible de forma inmediata. Si tienes dudas sobre la transformación, puedes contactar con uno de nuestros talleres asociados para resolverlas.